Cueva del Viento

Tramo visitable

La cueva no tiene iluminación artificial, por lo que el recorrido interior se realiza provistos de casco con luz eléctrica. El tramo visitable contiene numerosas formaciones y fenómenos “dibujados” por la lava al avanzar y cambiar su viscosidad. Este dinamismo hace que el visitante perciba la cueva casi como un ser vivo que se ha quedado “petrificado”. Y así, la oscuridad y el silencio del ambiente acercan al visitante a los fenómenos geológicos por medio de un contacto directo y natural.